En México, la industria del maíz amarillo es una de las que ofrecen mayores oportunidades para el desarrollo de las cadenas agroindustriales. Del maíz amarillo se obtienen más de 20 derivados que son fundamentales para al menos 9 cadenas productivas.

Durante los últimos 10 años, las empresas que conforman IDAQUIM han invertido aproximadamente 500 millones de dólares en México que se han traducido en la adopción de tecnología de punta, el desarrollo de proveedores nacionales, la generación de recursos fiscales y la creación de aproximadamente 2,500 empleos directos y 7,500 empleos indirectos con salarios competitivos.